Han destituido finalmente a la presidenta Dilma Roussef

La presidenta del país latinoamericano, lleno de cultura y buena intenciones han tomado un cambio de cursos repentino. Alrededor de 61 senadores votaron a favor de retirar a Dilma del cargo de manera irreversible. Sólo fueron pocos que no estuvieron de acuerdo con éste acto de esperanza para un país con la oportunidad de crecer como los grandes.

La trayectoria de la ex primera presidenta

El conflicto se redujo a el restablecimiento de Dilma como la máxima mandataria que existía en Brasil, donde necesitaba el apoyo de al menos dos tercios de la cámara, lo que reduce el número a unos cincuenta y cuatro senadores. La presidenta fue apartada de la función al a que llegó tras las elecciones presidenciales desde el 2011 y para que fuera reelegida en el 2014. Aún no se sabe, estamos entre oscuridad y rumores sobre sí la cámara inhabilitará a Roussef para que pueda ejecutar cualquier acción o función pública durante casi una década.

Se quedó así en la historia, enmarcada la primera mujer que llegó al Gobierno de Brasil, una figura con una larga trayectoria llena de política la cual fue iniciada con su militancia guerrillera contra el gobierno militar anterior, primero en Belo Horizonte donde nació y luego a hacerse dueña de Río de Janeiro y Sao Paulo. Después de sus actos inmorales en su tiempo que pasó en prisión muchas décadas atrás en los 70’s, donde fue torturada, cuando cayó el gobierno de facto, ésta mujer luchadora continuó con su activismo político, que la llevó a convertirse a sí misma en una pieza clave e indispensable para el progreso del país.

Llegó a sus primeras estancias de relevancia en el poder cuando se convirtió en asesora política de algunos dirigentes que influían en la constitución brasileña, sin embargo. El país continuará con un crecimiento debido y merecido por la destitución de ésta señora, el rumbo por el cual estaba dirigiendo a su pueblo terminó siendo por mayoría, visto de mala manera y pésima gestión.